• Usted está en: 
  • Home
  • »
  • Institucional
  • »
  • 2008 - Palabras del Fundador

Palabras del Fundador

 

Palabras del Fundador por el 25° Aniversario
Lic. Carlos Tonelli

 

25º ANIVERSARIO! - 11-03-2013

Estas circunstancias tan emotivas, merecen mucho más que un discurso formal y pomposo.Me parece más interesante contarles muy brevemente cuáles fueron las ideas y las vivencias que nos impulsaron, junto con mi amigo Renato, el Dr. Renato Pinto, a crear, a fundar un colegio, este colegio.



A mediados de los ´80, "nel mezzo del cammin di nostra vita" como dice el sumo poeta Dante en su Divina Comedia, tanto Renato como yo nos pasábamos horas, a veces días enteros, filosofando acerca de la nueva etapa de la vida que se abría a nuestra edad y coincidíamos en preguntarnos qué actividad o emprendimiento sería mejor para darle sentido a nuestra vida.

A mi me había marcado mucho la experiencia vivida con Agustín cuando ingresó al Colegio Nacional de Buenos Aires, que Renato también había vivido antes con Mila a través de Marcelo, un hijo muy querido que lamentablemente hoy ya no está para compartir esta alegría.

Y llegamos a la misma convicción: ¿podía haber algo mejor que crear un colegio para ofrecer a los chicos una prolongación de su hogar que los ayudara a despertar su curiosidad, su interés por una formación culta, o en palabras de Aristóteles, para no perder nunca "el glorioso apetito del saber"?

Obviamente, nadie puede ponerse a concretar tamaño desafío, si no quiere a los chicos, si no está animado con entusiasmo por la convicción de que, lo más importante para construir en cada uno de ellos una persona, es pensar en su futuro. Mi admirado Ortega y Gasset, dijo en uno de sus brillantes ensayos, "Pedagogía social como programa político”, que la Patria no es el pasado y el presente, nos es nada que una mano providencial nos alargue para que gocemos de ello; es, por el contrario algo que todavía no existe, más aún que no podrá existir como no pugnemos enérgicamente para realizarlo nosotros mismos." En síntesis, la Patria es sinónimo de Futuro. Y agrego yo, el futuro son los chicos.

La primera parte de la decisión, la de "qué hacer" estaba clara, pero faltaba completarla con el "cómo", es decir, con qué orientación. Y aquí, tampoco dudamos: ya en ese entonces, y todavía hoy con más razón, una educación que prepare a los chicos para vivir en este mundo con dignidad y solvencia, debía ser "internacional", es decir, nutrirse de las experiencias de planes de estudio en distintos lugares y distintas cultura. En esto, nos sentíamos avalados por la notable experiencia mundial del Bachillerato Internacional. De allí, que lo de "internacional" que distingue nuestro nombre no fue pensado desde el marketing, sino desde la pedagogía. A propósito de todo esto, nuestro escudo representa los caminos de convergencia de los 5 continentes a un puerto en común, que es nuestra aldea global de hoy.

Sólo un brevísimo recurso a la estadística, porque es la que nos avala en el fundamento de nuestra decisión. Hoy somos 7.000 millones los que vivimos en nuestro planeta, pero este dato impresionante y seguramente impensable hace 200 años, es mucho menos importante que la velocidad en que se gestó esta "explosión demográfica": para conformar los primeros 1.000 millones, lo cual se dio en el año 1800, la humanidad tardó entre 40 y 50.000 años; los segundos 1.000 millones, se alcanzaron en 1930, es decir 130 años después, y los últimos 1.000 millones….tan sólo en 12 años. Si a todo esto, le agregamos la expansión vertiginosa de la tecnología de la información y comunicación, tenemos un cuadro completo.

Ahora hablamos de "aldea mundial", porque lo que hasta hace pocas décadas se nos presentaba como lejano y remoto, hoy es cercano e inmediato, y si nuestros chicos y jóvenes no se preparan adecuadamente no van a poder competir con sus congéneres, que no sólo crecen en cantidad, sino que se preparan con esfuerzo, dedicación, voluntad de superación, no sólo para subsistir, sino también para prevalecer. Es doloroso presenciar la grave declinación de la educación argentina en comparación con la de muchísimos otros países, y como colegio fundado con una filosofía internacional, hacemos todos los días nuestro trabajo con empeño para no ser parte de esa declinación, sino para contribuir a revertirla.

Como todos sabemos, hace décadas que desde la UNESCO se insta a todos los sistemas educativos nacionales a poner en el tope de sus planes de estudio LA NECESIDAD DE APRENDER A VIVIR JUNTOS. Nada mejor, entonces, que adherir a una organización tan importante y ecuménica como la del Bachillerato Internacional.

Finalmente, terminando con este relato y para que se comprenda mejor cuál era el espíritu de lo que les he contado, les quiero leer el primer párrafo de un breve ensayo que escribí en aquellos años fundacionales, con el título "Repensando la educación argentina":

"El mundo, lo estamos viendo, va cada vez más rápidamente hacia algo que induce a la esperanza y al temor. El futuro, en consecuencia, se vislumbra siempre más complejo y, frecuentemente, inquietante, Allá tendrán que vivir nuestros hijos y es allá donde tendremos que llevarlos. ¿Cómo lo haremos?

Esta reflexión inicial responde a nuestra íntima convicción de que cualquier abordaje del problema de la educación tiene que buscar no sólo y no tanto un esclarecimiento intelectual, sino una movilización de las conciencias. Porque se trata de un asunto crucial para la sociedad y para el individuo, pero un individuo muy especial que es nada menos que nuestro hijo."

Permítame unos minutos más para recordar a dos figuras señeras de nuestra Institución, que ya no están en este mundo: el Prof. Felipe Mantero, nuestro primer Rector, que había tenido una brillante trayectoria en el Colegio Nacional de Buenos Aires del que se retiró siendo Vice-Rector, cuando el Rector era el Prof. Sanguinetti padre; y la Doctora Edith Litwin, figura emblemática de la educación argentina, quien nos honró con su aceptación del cargo de Directora Académica que ejerció durante casi 10 años, hasta que fue designada Secretaria Académica de la UBA. Ambos dejaron no sólo su impronta intelectual, de altísimo vuelo, sino, más importante aún, su carga de calidad humana, de personas queridas e inolvidables. Y en este momento, una mención muy especial, con mucho afecto, a dos personas que nos acompañan desde el primer día y siguen aportando su valiosa colaboración en el presente: el Prof. Marcelo José, nuestro Secretario, el Mariano Moreno de nuestro colegio; y el Prof. Félix Coulombié, Doctor en Biología, hasta hace poco titular de la cátedra en la Facultad de Ciencias Naturales de la UBA, quien además es padre de dos chicos que han cursado los 14 años de su escolaridad en nuestro colegio. A ambos, nuestro agradecimiento. Este agradecimiento, es importante decirlo, va también a las 170 personas que hoy en día forman los cuadros directivos y docentes y también no docentes de nuestra Institución, en los tres niveles, que trabajan con profesionalidad y empeño para que el colegio sea el que es.

En un círculo más íntimo, le damos las gracias a la Señora Mila. Todos sabemos con cuánta pasión y energía ha hecho tantas cosas, empezando por la huerta y con cuánta eficacia sigue trabajando a diario, siempre prestando atención a los requerimientos de los chicos y de los adultos En lo personal y familiar, quiero decirles que me hace muy feliz que mis tres hijos, Agustín, Ana y Carlos estén trabajando en el Colegio. Agustín lo está haciendo prácticamente desde el inicio, habiendo pasado por muchos sectores y cargos, lo que le da una experiencia valiosa para el liderazgo que ha asumido.

Obviamente, toca mis más profundos sentimientos, que estén aquí como alumnos tres de mis cinco nietos, lamentablemente las otras dos nietas no están porque viven en la zona Norte y demasiado lejos. Siento gratitud por la vida, que me ha permitido llegar a esta altura y mirar con serenidad, ahora, al próximo cuarto de siglo que festejarán en el 2038, año en que, dicho sea de paso, la población mundial estará cerca de los 9.000 millones…

Y último, pero no en importancia: gracias a todas las familias, y gracias a todos Uds. queridos alumnos: sin ustedes no habría colegio, como no habría vida si el corazón dejara de palpitar.


Agenda Escolar

« Noviembre 2017 »
LunMarMieJueVieSabDom
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930